Ley de Agroquímicos: debate por el uso de productos “menos tóxicos” y zonas “sensibles” donde no se pueden aplicar

AMBIENTE 27 de enero de 2021 Por La Semilla
Al igual que en todo el país, en Santiago del Estero ya se analiza reformar la Ley de Agroquímicos N° 6.312. El director del INTA Santiago, Ing. Mario Mondino, dio su punto de vista.

fumigación agroquímicos

La aplicación de agroquímicos en Argentina ingresó hace ya un tiempo en el debate público ante ciertas preocupaciones e inquietudes por parte de sectores de la sociedad respecto a su uso y sus efectos tanto en la salud humana como en el medio ambiente.

Esta semana comenzó a analizarse en Santiago del Estero distintos aspectos claves para encarar una reforma de la Ley de Agroquímicos N.º 6.312 (se puede descargar aquí), con vistas a redactar un proyecto de ley que busque ordenar, regular y controlar la actividad en todo el territorio provincial, teniendo en cuenta la gran cantidad de producciones agrícolas existentes.

Aunque en el país el modelo dominante de producción seguirá usando agroquímicos avalados por la ley, el estudio de su reforma a nivel provincia procura lograr “una gestión de cuidado ambiental, en donde se modifiquen las distancias, registros, productos fitosanitarios y sanciones, como así también la obligatoriedad de la implantación de cortinas forestales”, indicaron en la reunión llevada a cabo esta semana.

Fue el Ministerio de Producción, Recursos Naturales, Forestación y Tierras de la provincia, la cartera que convocó a analizar la reforma de la ley N° 6.312, con la injerencia de técnicos de la COPROSAVE (Comisión Provincial de Sanidad Vegetal) integrada por INTA, SENASA, UNSE, Colegio de Ingenieros Agrónomos, representante de productores de la FAAS y técnicos de la Dirección de Agricultura y Ganadería de la provincia.

La redacción del futuro proyecto legislativo promete un mayor control y sanción para quienes no cumplan el uso de las Buenas Prácticas Agrícolas. Sobre este tema, el flamante director del INTA EEA Santiago del Estero, Ing. Mario Mondino, dio su punto de vista sobre el uso de agroquímicos y la necesidad de la adecuación de una ley que lleva varios años sin reformarse en la provincia.

 

¿Qué impresión se lleva de esta primera reunión y la propuesta de reformar la Ley de Agroquímicos N° 6.312?

-Los avances tecnológicos y científicos en la agronomía hacen necesaria una cierta adecuación de esta ley, teniendo en cuenta la protección del ambiente y la sustentabilidad de un sistema productivo, y todo lo que en cierta medida la población está demandado en cuanto a la inocuidad de los alimentos que se consumen. En función de eso, tuvimos una primera reunión para hacer una revisión completa de la ley en Argentina, para luego elaborar una propuesta que será elevada a través del Ministerio de la Producción, al gobernador de la provincia, para que dicho proyecto de ley sea posteriormente enviado para su debate final en la Cámara de Diputados de la provincia.

 

Se ha cuestionado mucho en los últimos años el modelo del sistema de producción basado en el monocultivo por el impacto negativo que ha generado el uso de agroquímicos sobre la salud de las personas y los suelos ¿cree necesario el viraje a otro modelo productivo más sustentable y menos dañino?

-Sí, eso es cierto. Por un lado el productor es consciente que el monocultivo produce algún efecto negativo sobre el suelo, por lo tanto, está buscando nuevas alternativas y nosotros como institución estamos ayudando a cambiar esta situación a través de la promoción de las rotaciones y la introducción de cultivos de cobertura que ayuden al saneamiento del suelo. Y después con respecto al uso de productos fitosanitarios, evidentemente la industria que lo fabrica, también es consciente que debe disminuir notablemente la toxicidad de los mismos. Hoy deben quedar muy pocos productos de las consideradas bandas peligrosas (rojas y amarillas), ya que la mayoría de los productos tienden a ser bandas verdes-azules que siguen siendo nocivas para la salud humana, pero el tema principal está en el manejo inadecuado de estos productos por parte de personas que no están capacitadas. El ingeniero agrónomo es el único profesional habilitado en todo el país para el manejo de productos químicos y siguiendo los condicionantes de las buenas prácticas agrícolas. Muchas agroquímicas expenden esos productos sin la correspondiente receta de un ingeniero, y muchos productores no tienen en cuenta cuáles son las condiciones ambientales en las cuales se pueden aplicar los fitosanitarios. Hay que tener en cuenta que un producto químico de uso agrícola, como cualquier otro producto que usamos en el hogar, es perjudicial cuando se aplica de una manera no recomendada. 

 

Muchos pobladores que viven en zonas lindantes a grandes campos donde se aplican agroquímicos denuncian que el daño a la salud y al medio ambiente son moneda corriente, aun cuando esa aplicación sigue los parámetros que indica la ley y bajo la supervisión de un ingeniero agrónomo…

-No estoy de acuerdo con sus afirmaciones. La comprobación por toxicidad solamente puede ser hecha por profesionales preparados. Ahora, que la población tenga la sensación de que es debido a esas características, es una afirmación que corre por cuenta y orden de quien las emite. Desde el Ministerio de la Producción se está redactando un manual de procedimiento para las denuncias públicas, y hay que hacerlo con ciertas pruebas verificables que se esté produciendo un daño ambiental. Incluso, el Colegio de Ingenieros Agrónomos de Santiago del Estero está dispuesto a sancionar a todos aquellos profesionales que cometan alguna falta que atente contra la salud pública y ambiental, porque tenemos los comités de ética que funcionan para tal fin. 

 Mario MondinoMario Mondino (centro), director del INTA Santiago del Estero.

De todas formas, seguramente un planteo a debatirse en la reforma de la Ley será el necesario cuidado cuando estos productos químicos se aplican cerca de zonas rurales donde hay muchas familias concentradas y niños que pronto empezarán a concurrir a las escuelas...

-Esta es la parte en la que llegamos a un acuerdo con anterioridad, ya que la COPROSAVE (Comisión Provincial de Sanidad Vegetal), antes del pedido que vino del ministerio, se había reunido para tratar la delimitación de zonas de aplicación, y están las zonas de protección ambiental, lugares que rodean ciudades, el periurbano y a las poblaciones aisladas -casas que están en el medio rural-, y que incluye a escuelas, destacamentos policiales, clubes, en donde también establecimos que sea una área de resguardo de protección donde no se pueden realizar aplicaciones. Lo que está en discusión es cuánto debe ser el ancho de esa área de resguardo ambiental. Y después hay una serie de áreas de aplicaciones permitidas -terrestre y área-, siempre bajo control, a una distancia de cerca de 1500 metros de los asentamientos poblacionales. Tampoco se podrá aplicar cualquier producto, sino de una determinada banda de colores, los menos tóxicos posibles, en la dosis recomendada y por supuesto recetada por un profesional. Esto es lo que queremos plasmar en la nueva ley y que la población, no digo que quede tranquila, pero sí que sepa que estamos trabajando en cambios, porque somos partes de la población y no podemos ser tan necios de ir en contra de nuestra propia salud.

 

La nueva Dirección Nacional de Agroecología propone revisar la estructura de costos y prácticas diarias que hay en el campo ¿es posible mutar a modelos productivos menos intensivos y con menos uso de agroquímicos?

-En agronomía existen diferentes sistemas productivos: los intensificados, los agroecológicos los biodinámicos, que pueden llegar a producciones importantes, pero que por el momento son difíciles que se masifiquen. Evidentemente, los sistemas que utilizan bajos recursos fitosanitarios favorecen a la salud humana en cuanto a la producción de alimentos con menos productos químicos, pero por delante, hay que abastecer a la población con alimentos, entonces va a llegar un tiempo bastante largo reemplazar a los sistemas de producción a gran escala en el país. Debe usted recordar que estos sistemas generan un importante ingreso de divisas que luego se traduce en ayuda a sectores más humildes. Ojalá la historia nos diga que fuimos mutando hacia sistemas productivos menos intensivos en el uso de fitosanitarios porque va a beneficiar a toda la población, pero hay siempre un remanente de productores que por la escala del modelo y por la necesidad de abastecer a los mercados internacionales, va a seguir trabajando con este modelo. Creemos que en los productores de mediana escala y en la agricultura familiar se puede salir adelante con un modelo alternativo y hasta competir con el modelo extensivo.

Y seguramente hacer notar de a poco los beneficios que tiene el modelo productivo alternativo por sobre el imperante…

-El asunto está siempre en promoverlo, como lo hacemos desde el INTA con los modelos productivos, pero el que tiene la palabra final es el productor.

REFORMA DE LA LEY DE AGROQUÍMICOS N°6312 Mediante la continua convocatoria por parte del Ministerio de Producción,...

Publicado por Ministerio de Producción Santiago del Estero en Martes, 26 de enero de 2021

Te puede interesar

Newsletter