La agricultura familiar santiagueña sostiene las redes de la solidaridad en tiempos de pandemia

AGROECOLOGÍA 14 de agosto de 2020 Por La Semilla
El camino hacia la agroecología y el comercio justo a través de circuitos cortos, van de la mano en miles de familias santiagueñas que apuestan a un modelo agroalimentario libre y soberano.
UTT Santiago del estero feriazo
Feriazo en el centro santiagueño. Fuente: UTT Santiago del Estero.

Hace tres años que la Unión de los Trabajadores de la Tierra (UTT) camina por el territorio santiagueño, como organización de familias productoras y campesinas que se unen para trabajar y luchar diariamente por construir otra realidad alimentaria.

Llevó tiempo y todavía sigue costando, pero el paso para afianzar la producción agroecológica está en marcha, mediante el cultivo de semillas nativas y criollas para una producción sana y segura de alimentos, tanto para autoconsumo como para la venta a la sociedad, con una clara premisa de encontrar un lugar en común entre los trabajadores de la tierra, libre de explotación y las multinacionales.

Actualmente, la UTT se encuentra presente en 7 departamentos de la provincia de Santiago del Estero, aglutinando a un total de 2.000 familias, aproximadamente. 

Estos grupos de trabajo se encuentran en regiones muy diferentes: en la zona de secano, sin riego y sin acceso al agua; mientras que otra región productiva se encuentra en la zona de regadío que depende del Río Dulce. 

“Es fundamental la participación de jóvenes y mujeres, quienes asumen responsabilidades dentro de la organización como delegadas, referentes de género, de COTEPO (Consultorio Técnico Popular) y con ellxs la convicción de que otro modelo es real y concreto”, reflexionan desde la organización. 

 

La producción y la venta en tiempos de pandemia 

En un año difícil por la crisis sanitaria que generó la pandemia, la UTT ha cosechado sus alimentos para el autoconsumo y la venta local, a pequeña escala y en el formato de bolsones con entregas a domicilio. 

En esta lucha diaria y constante, los allí organizados refuerzan con más ahínco la propuesta de caminar hacia la agroecología, hacia el comercio justo a través de circuitos cortos, “preservando los humedales y los montes de nuestra tierra madre”, reflexionan.

Frente a una producción extrativista de la tierra basada en el agronegocio, la UTT en Santiago del Estero nos propone repensar otro modelo agroalimentario, basado en alimentos a precios populares.

 

¿De qué manera la crisis por el Covid-19 ha impacto en las familia santiagueñas nucleadas en la UTT? 

UTT: Está claro que el Covid-19 nos ha sacudido a nivel global; y estamos segur@s que los problemas radican en el sistema agroalimentario vigente, que demuestra una vez más su capacidad destructiva y expulsora. Además de ser caldo de cultivo de miles de enfermedades, a causa de la utilización masiva de agrotóxicos, del hacinamiento e insalubridad de la cría de animales, podríamos continuar dando ejemplos de cómo el sistema agroalimentario y la agricultura industrial, no alimenta a los pueblos, sino más bien nos despoja de nuestros hábitat, lugar de nacimiento, territorio. Es por eso que en conjunto con otras organizaciones que integramos el Foro por un Programa Agrario Soberano y Popular, reforzamos la propuesta de caminar hacia la agroecología, hacia el comercio justo a través de circuitos cortos, preservación de humedales, montes. En nuestros territorios la pandemia y las medidas tomadas para contener su avance, incidió en nuestra actividad, porque en los primeros meses de aislamiento no fuimos tomados en cuenta como trabajadores esenciales, como productor@s de alimentos sanos ¿Acaso nuestro trabajo no es esencial? Nos mantuvimos en las casas, pero los grandes productores continuaron fumigando por aire, y por tierra, ni hablar de los desmontes. Por otra parte, nuestras actividades de formación como técnic@s campesin@s en agroecología y promotoras en género, se detuvieron porque no podíamos viajar de una localidad hacia otra; además la vía para ponernos en contacto con otr@s compañer@s es mediante el teléfono, por video llamada, dependiendo de la señal y del crédito que tengamos en nuestro celular.

La UTT se encuentra presente en 7 departamentos de la provincia de Santiago del Estero, aglutinando a un total de 2.000 familias.

UTT Santiago
UTT Santiago del Estero.

¿Han podido producir y cosechar suficientes frutas y verduras para su venta?

UTT: La agricultura familiar campesina ha sido la más afectada por el cambio climático, y Santiago también se ha transformando. Las estaciones se han modificado mucho de año a año y son impredecibles. Las inundaciones en febrero hicieron que la siembra de invierno se retrasase, las heladas tempranas y ahora las escasas lluvias impactaron en el desarrollo de nuestras plantas, en la calidad de nuestras tierras, en un ambiente desértico.  Sin embargo, hay casos excepcionales como las primeras cosechas de brócoli y coliflor en localidades como Nueva Francia y Atamisqui, donde por primera vez cultivaron esta variedad. Esto gracias a un trabajo permanente de las familias y a la agroecología, que vienen abonando la tierra con bocashi y purines que acompañan la nutrición en todo el proceso de crecimiento. Así que, en un año difícil, hemos cosechado para el autoconsumo y la venta local, a pequeña escala, en el formato de bolsones con entrega a domicilio. 

 

¿Cuántas familias santiagueñas o personas están agrupadas dentro de la UTT?

UTT: Hace tres años que la UTT camina por el territorio santiagueño; en regiones muy diferentes, una región muy secana sin riego, sin acceso al agua, y la otra región que es de regadío que depende del Río Dulce. Actualmente nos encontramos en 7 departamentos de la provincia, con familias muy dispersas entre sí, aglutinando a un total de 2.000 mil familias, aproximadamente. Es fundamental la participación de jóvenes y mujeres, quienes asumen responsabilidades dentro de la organización como delegadas, referentes de género, de COTEPO (Consultorio Técnico Popular) y con ellxs la convicción de que otro modelo es real y concreto. 

 

La intervención de la Unión de Trabajadorxs de la Tierra estos días ha sido crucial donando miles de kilos de verduras agroecológicas a varios barrios y emprendimientos comunitarios. ¿Santiago va a seguir haciendo ese aporte?

UTT: Por supuesto que sí, creemos en las redes de solidaridad entre el campo y la ciudad deben seguir fortaleciéndose, porque en soledad no podemos resolver nada, la salida siempre ha sido y es colectiva, y debemos desterrar el “sálvese quien pueda”, porque el origen de las problemáticas en muchos casos es común. Por ejemplo, que en las barriadas no puedan acceder a frutas y verduras por los altos precios, y que a nosotrxs en la ruralidad nos den monedas por nuestro trabajo de meses, es algo común, en ambos casos es un problema de accesos a derechos. En casi todas las bases donde se ha podido cosechar, no solo se ha donado verduras, como en el caso de Las Termas, sino que se ha comercializado teniendo en cuenta solo el costo del traslado de la entrega de los bolsones, 3 atados de acelga por $100 comercializaron las familias de Atamisqui, a $50 el atado en cualquier base de Silípica. 

 

UTT SGo

¿Cómo es el vínculo entre el feminismo y la agroecología?

UTT: La agroecología y el feminismo tiene una ética de  cuidado, un vínculo recíproco. No debemos esencializar ni comparar a la mujer con la madre tierra como fuentes de vida y garantes de los cuidados porque estaríamos relegando esas responsabilidades solo a las mujeres, si no debemos politizar tanto a los cuerpos como los territorios, así poder luchar por un trato igualitario, respetuoso. El opuesto a la agroecología es el monocultivo, el agronegocio que tiene una identidad de muerte y de dolor. 

 

¿Cómo se trabaja en Santiago del Estero en lo que refiere a la preservación de la semilla nativa?

UTT: Lo que hacemos es dejar una porción de los sembrados para floración, así de ahí saquemos las semillas para la próxima cosecha. También antes de la cuarentena participamos en intercambio de semillas nativas, es una decisión marcada en cada territorio, las familias se intercambian las semillas, y en cada intento de privatización hemos salido a manifestarnos y a advertir.

 

¿Hay apoyo nacional a la UTT de Santiago desde el Estado con subsidio o alguna política pública?

UTT: Desde mayo del año pasado con el Foro Agrario se impulsaron 21 puntos, los cuales son propuestas de políticas públicas gestadas desde abajo. Se viene articulando desde allí con los ministerios en acciones concretas, sin embargo, queda mucho por hacer.

En nuestro caso, avanzamos en la formalización de cooperativas, con la adquisición de herramientas de laboreo a través de subsidios, producto de la lucha en las calles. No podemos dejar de mencionar que el convenio firmado con China para la factoría de cría de chanchos. Nos preocupa muchísimo y hemos expresado nuestra postura de diálogo, para sumar a los sectores que realmente producimos los alimentos de manera agroecológica, la cría para la exportación también se puede sostener desde la agroecología. 

 

¿Se van a reactivar los feriazos? ¿Dónde estarán los puntos de venta? 

UTT: Ante esta nueva tanda de casos confirmados (Covid-19), no creemos que podamos realizar feriazos, pero en cada base realizamos la comercialización de nuestras producciones. En los territorios de Silípica, las compañeras dejan el bolsón puerta en puerta; en Villa Atamisqui las personas buscan en los cercos; en Las Termas se entregan en domicilios, y próximamente habrá un nodo de asociativismo. En La Banda, Robles y Figueroa, se realiza la comercialización del valor agregado, desde escabeches, pikles, dulce de zapallo, de leche, quesos, licores, jarabes, tinturas medicinales. El abastecimiento ha sido muy territorial. En Las Termas de Río Hondo por ejemplo se está donando en centros de jubilados, y se también se promueve el valor agregado para generar ingresos a las familias que no venden por la ausencia del turismo.

Te puede interesar

Newsletter